Qué es la optometría comportamental u optometría del desarrollo

La optometría comportamental, también conocida como optometría funcional u optometría del desarrollo, es una extensión de la práctica optométrica que se basa en un concepto global para el tratamiento de la visión y de problemas de procesamiento visual de la información.

El tratamiento comportamental se basa en la capacidad de las “habilidades” visuales a la hora de realizar tareas visuales. Una mala ejecución y distintos comportamientos durante las tareas visuales pueden hacernos sospechar que existan habilidades visuales en no muy buenas condiciones.

Unos ejemplos muy sencillos son:

  • Dolor ocular cuando realizamos tareas visuales
  • Adoptar una mala postura (como puede ser acercarse demasiado a la tarea que se está realizando)

Otros ejemplos de comportamiento:

  • Dificultad en orientarse con mapas
  • Dificultad en recordar información visual
  • Dificultad en completar puzles o rompecabezas
  • Dificultad en dibujar, copiar o interpretar la información visual

Actualmente, la ciencia apoya los beneficios clínicos de la rehabilitación visual, que concierne a muchas áreas, particularmente a:

  • Daños post traumatismos
  • Problemas de aprendizaje y de comportamiento relacionados con la visión
  • Equilibrio
  • Secuelas temporales de enfermedades que afectan al alineamiento y control visuales.

Muchas veces los niños con disfunciones visuales importantes pasan desapercibidos o son diagnosticados con otro problema, por lo que la terapia visual comportamental está ganando popularidad entre padres que no quieren que sus hijos sean estigmatizados siendo etiquetados.